Miguel de

Cervantes

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

Segunda parte

The Ingenious Gentleman Don Quixote of La Mancha

Part Two

Translated by John Ormsby
Alignment and Amendments © Doppeltext 2012

TITLE PAGE

DEDICATORIA AL CONDE DE LEMOS

PRÓLOGO AL LECTOR

CAPÍTULO PRIMERO

CAPÍTULO II

CAPÍTULO III

CAPÍTULO IIII

CAPÍTULO V

CAPÍTULO VI

CAPÍTULO VII

CAPÍTULO VIII

CAPÍTULO IX

CAPÍTULO X

CAPÍTULO XI

CAPÍTULO XII

CAPÍTULO XIII

CAPÍTULO XIIII

CAPÍTULO XV

CAPÍTULO XVI

CAPÍTULO XVII

CAPÍTULO XVIII

CAPÍTULO XIX

CAPÍTULO XX

CAPÍTULO XXI

CAPÍTULO XXII

CAPÍTULO XXIII

CAPÍTULO XXIIII

CAPÍTULO XXV

CAPÍTULO XXVI

CAPÍTULO XXVII

CAPÍTULO XXVIII

CAPÍTULO XXIX

CAPÍTULO XXX

CAPÍTULO XXXI

CAPÍTULO XXXII

CAPÍTULO XXXIII

CAPÍTULO XXXIIII

CAPÍTULO XXXV

CAPÍTULO XXXVI

CAPÍTULO XXXVII

CAPÍTULO XXXVIII

CAPÍTULO XXXIX

CAPÍTULO XL

CAPÍTULO XLI

CAPÍTULO XLII

CAPÍTULO XLIII

CAPÍTULO XLIIII

CAPÍTULO XLV

CAPÍTULO XLVI

CAPÍTULO XLVII

CAPÍTULO XLVIII

CAPÍTULO XLIX

CAPÍTULO L

CAPÍTULO LI

CAPÍTULO LII

CAPÍTULO LIII

CAPÍTULO LIIII

CAPÍTULO LV

CAPÍTULO LVI

CAPÍTULO LVII

CAPÍTULO LVIII

CAPÍTULO LIX

CAPÍTULO LX

CAPÍTULO LXI

CAPÍTULO LXII

CAPÍTULO LXIII

CAPÍTULO LXIIII

CAPÍTULO LXV

CAPÍTULO LXVI

CAPÍTULO LXVII

CAPÍTULO LXVIII

CAPÍTULO LXIX

CAPÍTULO LXX

CAPÍTULO LXXI

CAPÍTULO LXXII

CAPÍTULO LXXIII

CAPÍTULO LXXIIII

COLOPHON

DEDICATORIA AL CONDE DE LEMOS

En­vian­do a Vues­tra Ex­ce­len­cia los días pa­sa­dos mis co­me­dias, an­tes im­pre­sas que re­pre­sen­ta­das,
si bien me acuer­do dije que don Qui­jo­te que­da­ba cal­za­das las es­pue­las para ir a be­sar las ma­nos a Vues­tra Ex­ce­len­cia;
y aho­ra digo que se las ha cal­za­do y se ha pues­to en ca­mi­no, y si él allá lle­ga, me pa­re­ce que ha­bré he­cho al­gún ser­vi­cio a Vues­tra Ex­ce­len­cia,
por­que es mu­cha la prie­sa que de in­fi­ni­tas par­tes me dan a que le en­víe para qui­tar el há­ma­go y la náu­sea que ha cau­sa­do otro don Qui­jo­te
que con nom­bre de Se­gun­da par­te se ha dis­fra­za­do y co­rri­do por el orbe.
Y el que más ha mos­tra­do de­se­ar­le ha sido el gran­de em­pe­ra­dor de la Chi­na, pues en len­gua chi­nes­ca ha­brá un mes que me es­cri­bió una car­ta con un pro­pio,
pi­dién­do­me o por me­jor de­cir su­pli­cán­do­me se le en­via­se, por­que que­ría fun­dar un co­le­gio don­de se le­ye­se la len­gua cas­te­lla­na
y que­ría que el li­bro que se le­ye­se fue­se el de la his­to­ria de don Qui­jo­te.
Jun­ta­men­te con esto me de­cía que fue­se yo a ser el rec­tor del tal co­le­gio.
Pre­gun­té­le al por­ta­dor si Su Ma­jes­tad le ha­bía dado para mí al­gu­na ayu­da de cos­ta. Res­pon­dió­me que ni por pen­sa­mien­to.
— Pues, her­ma­no — le res­pon­dí yo —, vos os po­déis vol­ver a vues­tra Chi­na a las diez o a las vein­te o a las que ve­nís des­pa­cha­do, por­que yo no es­toy con sa­lud para po­ner­me en tan lar­go via­je;
ade­más que, so­bre es­tar en­fer­mo, es­toy muy sin di­ne­ros, y, em­pe­ra­dor por em­pe­ra­dor y mo­nar­ca por mo­nar­ca,
en Ná­po­les ten­go al gran­de con­de de Le­mos, que, sin tan­tos ti­tu­li­llos de co­le­gios ni rec­to­rí­as,
me sus­ten­ta, me am­pa­ra y hace más mer­ced que la que yo acier­to a de­se­ar.
Con esto le des­pe­dí y con esto me des­pi­do, ofre­cien­do a Vues­tra Ex­ce­len­cia Los tra­ba­jos de Per­si­les y Si­gis­mun­da,
li­bro a quien daré fin den­tro de cua­tro me­ses, Deo vo­len­te,
el cual ha de ser o el más malo o el me­jor que en nues­tra len­gua se haya com­pues­to, quie­ro de­cir de los de en­tre­te­ni­mien­to;
y digo que me arre­pien­to de ha­ber di­cho el más malo, por­que se­gún la opi­nión de mis ami­gos ha de lle­gar al es­tre­mo de bon­dad po­si­ble.
Ven­ga Vues­tra Ex­ce­len­cia con la sa­lud que es de­se­a­do,
que ya es­ta­rá Per­si­les para be­sar­le las ma­nos, y yo los pies, como cria­do que soy de Vues­tra Ex­ce­len­cia.
De Ma­drid, úl­ti­mo de otu­bre de mil seis­cien­tos y quin­ce.
Cria­do de Vues­tra Ex­ce­len­cia,
Mi­guel de Cer­van­tes Sa­a­ve­dra

PRÓLOGO AL LECTOR

¡Vá­la­me Dios, y con cuán­ta gana de­bes de es­tar es­pe­ran­do aho­ra, lec­tor ilus­tre o quier ple­be­yo, este pró­lo­go,
cre­yen­do ha­llar en él ven­gan­zas, ri­ñas y vi­tu­pe­rios del au­tor del se­gun­do Don Qui­jo­te,
digo, de aquel que di­cen que se en­gen­dró en Tor­de­si­llas y na­ció en Ta­rra­go­na!
Pues en ver­dad que no te he de dar este con­ten­to,
que, pues­to que los agra­vios des­pier­tan la có­le­ra en los más hu­mil­des pe­chos, en el mío ha de pa­de­cer ex­cep­ción esta re­gla.
Qui­sie­ras tú que lo die­ra del asno, del men­te­ca­to y del atre­vi­do, pero no me pasa por el pen­sa­mien­to:
cas­tí­gue­le su pe­ca­do, con su pan se lo coma y allá se lo haya.
Lo que no he po­di­do de­jar de sen­tir es que me note de vie­jo y de man­co, como si hu­bie­ra sido en mi mano
ha­ber de­te­ni­do el tiem­po, que no pa­sa­se por mí, o si mi man­que­dad hu­bie­ra na­ci­do en al­gu­na ta­ber­na,
sino en la más alta oca­sión que vie­ron los si­glos pa­sa­dos, los pre­sen­tes, ni es­pe­ran ver los ve­ni­de­ros.
Si mis he­ri­das no res­plan­de­cen en los ojos de quien las mira, son es­ti­ma­das a lo me­nos en la es­ti­ma­ción de los que sa­ben dón­de se co­bra­ron:
que el sol­da­do más bien pa­re­ce muer­to en la ba­ta­lla que li­bre en la fuga,
y es esto en mí de ma­ne­ra, que si aho­ra me pro­pu­sie­ran y fa­ci­li­ta­ran un im­po­si­ble,
qui­sie­ra an­tes ha­ber­me ha­lla­do en aque­lla fac­ción pro­di­gio­sa que sano aho­ra de mis he­ri­das sin ha­ber­me ha­lla­do en ella.
Las que el sol­da­do mues­tra en el ros­tro y en los pe­chos, es­tre­llas son que guían a los de­más al cie­lo de la hon­ra, y al de de­se­ar la jus­ta ala­ban­za;
y hase de ad­ver­tir que no se es­cri­be con las ca­nas, sino con el en­ten­di­mien­to, el cual sue­le me­jo­rar­se con los años.
He sen­ti­do tam­bién que me lla­me in­vi­dio­so y que como a ig­no­ran­te me des­cri­ba qué cosa sea la in­vi­dia;
que, en re­a­li­dad de ver­dad, de dos que hay, yo no co­noz­co sino a la san­ta, a la no­ble y bie­nin­ten­cio­na­da.
Y sien­do esto así, como lo es, no ten­go yo de per­se­guir a nin­gún sa­cer­do­te, y más si tie­ne por aña­di­du­ra ser fa­mi­liar del San­to Ofi­cio;
y si él lo dijo por quien pa­re­ce que lo dijo, en­ga­ñó­se de todo en todo,
que del tal ado­ro el in­ge­nio, ad­mi­ro las obras y la ocu­pa­ción con­ti­nua y vir­tuo­sa.
Pero en efec­to le agra­dez­co a este se­ñor au­tor el de­cir que mis no­ve­las son más sa­tí­ri­cas que ejem­pla­res, pero que son bue­nas;
y no lo pu­die­ran ser si no tu­vie­ran de todo.
Pa­ré­ce­me que me di­ces que ando muy li­mi­ta­do y que me con­ten­go mu­cho en los tér­mi­nos de mi mo­des­tia,
sa­bien­do que no se ha de aña­dir afli­ción al afli­gi­do y que la que debe de te­ner este se­ñor sin duda es gran­de,
pues no osa pa­re­cer a cam­po abier­to y al cie­lo cla­ro, en­cu­brien­do su nom­bre,
fin­gien­do su pa­tria, como si hu­bie­ra he­cho al­gu­na trai­ción de lesa ma­jes­tad.
Si por ven­tu­ra lle­ga­res a co­no­cer­le, dile de mi par­te que no me ten­go por agra­via­do,
que bien sé lo que son ten­ta­cio­nes del de­mo­nio, y que una de las ma­yo­res es po­ner­le a un hom­bre en el en­ten­di­mien­to
que pue­de com­po­ner y im­pri­mir un li­bro con que gane tan­ta fama como di­ne­ros y tan­tos di­ne­ros cuan­ta fama;
y para con­fir­ma­ción des­to, quie­ro que en tu buen do­nai­re y gra­cia le cuen­tes este cuen­to:
Ha­bía en Se­vi­lla un loco que dio en el más gra­cio­so dis­pa­ra­te y tema
que dio loco en el mun­do, y fue que hizo un ca­ñu­to de caña pun­tia­gu­do en el fin, y en co­gien­do al­gún pe­rro en la ca­lle,
o en cual­quie­ra otra par­te, con el un pie le co­gía el suyo, y el otro le al­za­ba con la mano,
y como me­jor po­día le aco­mo­da­ba el ca­ñu­to en la par­te que, so­plán­do­le, le po­nía re­don­do como una pe­lo­ta;
y en te­nién­do­lo des­ta suer­te, le daba dos pal­ma­di­tas en la ba­rri­ga y le sol­ta­ba, di­cien­do a los cir­cuns­tan­tes, que siem­pre eran mu­chos:
«¿Pen­sa­rán vues­tras mer­ce­des aho­ra que es poco tra­ba­jo hin­char un pe­rro?».
¿Pen­sa­rá vues­tra mer­ced aho­ra que es poco tra­ba­jo ha­cer un li­bro?
Y si este cuen­to no le cua­dra­re, di­rás­le, lec­tor ami­go, este, que tam­bién es de loco y de pe­rro:
Ha­bía en Cór­do­ba otro loco, que te­nía por cos­tum­bre de tra­er en­ci­ma de la ca­be­za un pe­da­zo de losa de már­mol o un can­to no muy li­via­no,
y en to­pan­do al­gún pe­rro des­cui­da­do, se le po­nía jun­to y a plo­mo de­ja­ba caer so­bre él el peso.
Amohi­ná­ba­se el pe­rro y, dan­do la­dri­dos y au­lli­dos, no pa­ra­ba en tres ca­lles.
Su­ce­dió, pues, que en­tre los pe­rros que des­car­gó la car­ga fue uno un pe­rro de un bo­ne­te­ro, a quien que­ría mu­cho su due­ño.
Bajó el can­to, dio­le en la ca­be­za, alzó el gri­to el mo­li­do pe­rro, vio­lo y sin­tió­lo su amo,
asió de una vara de me­dir y sa­lió al loco y no le dejó hue­so sano; y cada palo que le daba de­cía:
«Pe­rro la­drón, ¿a mi po­den­co? ¿No vis­te, cruel, que era po­den­co mi pe­rro?».
Y re­pi­tién­do­le el nom­bre de po­den­co mu­chas ve­ces, en­vió al loco he­cho una alhe­ña.
Es­car­men­tó el loco y re­ti­ró­se, y en más de un mes no sa­lió a la pla­za;
al cabo del cual tiem­po vol­vió con su in­ven­ción y con más car­ga.
Lle­gá­ba­se don­de es­ta­ba el pe­rro, y mi­rán­do­le muy bien de hito en hito, y sin que­rer ni atre­ver­se a des­car­gar la pie­dra, de­cía: «Este es po­den­co: ¡guar­da!».
En efe­to, to­dos cuan­tos pe­rros to­pa­ba, aun­que fue­sen ala­nos o goz­ques, de­cía que eran po­den­cos, y, así, no sol­tó más el can­to.
Qui­zá de esta suer­te le po­drá acon­te­cer a este his­to­ria­dor,
que no se atre­ve­rá a sol­tar más la pre­sa de su in­ge­nio en li­bros que, en sien­do ma­los, son más du­ros que las pe­ñas.
Dile tam­bién que de la ame­na­za que me hace que me ha de qui­tar la ga­nan­cia con su li­bro, no se me da un ar­di­te,
que, aco­mo­dán­do­me al en­tre­més fa­mo­so de La pe­ren­den­ga, le res­pon­do que me viva el vein­te y cua­tro mi se­ñor, y Cris­to con to­dos.
Viva el gran con­de de Le­mos, cuya cris­tian­dad y li­be­ra­li­dad, bien co­no­ci­da, con­tra to­dos los gol­pes de mi cor­ta for­tu­na me tie­ne en pie,
y ví­va­me la suma ca­ri­dad del ilus­trí­si­mo de To­le­do, don Ber­nar­do de San­do­val y Ro­jas, y si­quie­ra no haya em­pren­tas en el mun­do,
y si­quie­ra se im­pri­man con­tra mí más li­bros que tie­nen le­tras las co­plas de Min­go Re­vul­go.
Es­tos dos prín­ci­pes, sin que los so­li­ci­te adu­la­ción mía ni otro gé­ne­ro de aplau­so, por sola su bon­dad,
han to­ma­do a su car­go el ha­cer­me mer­ced y fa­vo­re­cer­me, en lo que me ten­go por más di­cho­so y más rico
que si la for­tu­na por ca­mi­no or­di­na­rio me hu­bie­ra pues­to en su cum­bre.
La hon­ra pué­de­la te­ner el po­bre, pero no el vi­cio­so; la po­bre­za pue­de anu­blar a la no­ble­za, pero no es­cu­re­cer­la del todo;
pero como la vir­tud dé al­gu­na luz de sí, aun­que sea por los in­con­ve­nien­tes y res­qui­cios de la es­tre­che­za,
vie­ne a ser es­ti­ma­da de los al­tos y no­bles es­pí­ri­tus, y, por el con­si­guien­te, fa­vo­re­ci­da.
Y no le di­gas más, ni yo quie­ro de­cir­te más a ti, sino ad­ver­tir­te que con­si­de­res que esta se­gun­da par­te de Don Qui­jo­te
que te ofrez­co es cor­ta­da del mis­mo ar­tí­fi­ce y del mes­mo paño que la pri­me­ra,
y que en ella te doy a don Qui­jo­te di­la­ta­do, y fi­nal­men­te muer­to y se­pul­ta­do,
por­que nin­gu­no se atre­va a le­van­tar­le nue­vos tes­ti­mo­nios, pues bas­tan los pa­sa­dos
y bas­ta tam­bién que un hom­bre hon­ra­do haya dado no­ti­cia des­tas dis­cre­tas lo­cu­ras, sin que­rer de nue­vo en­trar­se en ellas:
que la abun­dan­cia de las co­sas, aun­que sean bue­nas, hace que no se es­ti­men, y la ca­res­tía, aun de las ma­las, se es­ti­ma en algo.
Ol­vi­dá­ba­se­me de de­cir­te que es­pe­res el Per­si­les, que ya es­toy aca­ban­do, y la se­gun­da par­te de Ga­la­tea.

Miguel de Cervantes
El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha / The Ingenious Gentleman Don Quixote of La Mancha
Bilingual Edition
Translated by John Ormsby

This is an enhanced ebook. Click or tap on the text to display the translation.

Both the original work and the translation are in the public domain. All rights for the aligned bilingual editions and for the amended translations are owned by Doppeltext.

We offer many other innovative bilingual titles. Visit www.doppeltext.com to learn more.

We welcome your feedback and questions.

Doppeltext
Igor Kogan & Tatiana Zelenska
Karwendelstr. 25
81369 Munich
Germany
+49-89-76 75 55 34
www.doppeltext.com
info@doppeltext.com